SABALA Y EL PODER

Las señoras de Sabala se nos han vuelto negras, angelitos negros, no va de Antonio Machín, va del espejo en que nos miramos, va de nosotros y de vosotras de nuestro cotidiano de nuestra rutina de nuestros hábitos.

Sabala a fuerza de escrutarnos y de observarnos poco a poco y paso a paso crea su mundo pictórico, tan personal lleno de color y de ironía y también de maldad y de verdad.

Galería de retratos, autorretratos, autorretratos críticos, monstruos cotidianos y familiares.

En esta exposición nos habla del poder, de todos los poderes, buenos y malos.

A las gorditas se les ha tostado la piel y les han crecido alas, claro, son angelitas, grandes y pequeñas, bondadosas y crueles. Han venido a veranear a Gallifa y se han tostado con el sol de la cerámica, 1300 grados, es una buena temperatura para tostarse, porque es bien broncear, se tiene aspecto más joven y más sano aunque el cáncer de la piel nos guiñe el ojo diciendo; “te espero serás mío”.

El poder de la belleza
El poder de la seducción
El poder del sexo
El poder del dinero

El de la Fuerza y la Crueldad. Resumiendo el poder de la vida. Aquí esta Sabala con su maldad tan cariñosa mirándonos, admirándonos y odiándonos.

Somos malos, somos buenos, el más listo que tire la primera piedra, y si es deportista y tiene puntería que se apunte al gran espectáculo del deporte y de las medallas, de los premios y de los honores.

Sí, el poder del más rápido.

Del mas peludo, del más alto y del más bajo, el más flaco y la más gorda, el más rico y el más pobre están locos, son ladrones, son asesinos, son borrachos, son putas, sí son ángeles, somos nosotros; oiga no disimile: VOSTE TAMBE!!

Galería de retratos, El rico guapo, El viejo avaro, el joven tonto, El de los ojos negros hundidos en las orbitas, La de las tetas siliconadas, que barbaridad.

El guitarrista ciego
El pobre que no entiende
El que tiene sueños
Al que le gustaría morir
Ninguno se escapa, el inútil y el necesario
Los moralizadores con las manos sucias.

No olvidemos el poder de la sonrisa y de la risa, que nos alivian del peso de la terrible y grotesca comedia humana, Sabala pinta el poder, lo pinta con libertad, la única regla a respetar por el artista, este poder es absoluto: No hay arte sin libertad.

En tiempos confusos, ordenadores, internet, e.mail, ipod, las nuevas tecnologías nos alejan de la realidad. En el mundo virtual, Falso, la verdad y la libertad deberían ser valores a proteger con urgencia y a valorar con fuerza. Sabala nos ayuda en ello y debemos agradecérselo, como debemos agradecer a sus pinturas por aportarnos, alegría y ingenuidad, belleza y maldad.

Sabala gracias por pintar.

J. GARDY ARTIGAS